Google+ Followers

Google+ Followers

segunda-feira, 18 de outubro de 2010

E VIVA O SOCIALISMO

Si usted vive en Galicia y quiere viajar a Portugal prepárese para pagar el peaje más caro del mundo: 77 euros por un tramo de 76 kilómetros. Desde este viernes se ha implantado en el país vecino una tasa para la nueva autovía A-28, que discurre por la costa, y para la circunvalación de entrada en Oporto. Más de un euro por kilómetro es la tarifa que deberán abonar todos aquellos que circulen por primera vez desde la localidad de Viana do Castelo hasta la capital del Douro.
Autovías afectadas
A-17 y A-25 Aveiro-Oporto (ruta sur)
A-28 Viana do Castelo-Oporto (ruta norte)
A-41 y A-42 Guimaraes-Braga-Oporto (ruta del este)
La medida llega impuesta desde el Gobierno central luso ante la grave crisis que afecta a todo el Estado y bajo el desconcierto generalizado de los automovilistas extranjeros. La forma de pago es tan complicada que la mayoría de los conductores, por ignorancia o por desacato, no cumplieron con el pago en el primer día de funcionamiento.
En principio sólo se aplican en las tres autovías de entrada en Oporto y desde Lisboa también pretenden implantarlo próximamente en el resto del territorio. Castellanos, desde Zamora y Salamanca, y extremeños también se verán afectados si quieren viajar a la ciudad portuguesa, aunque los gallegos, cuyo volumen de tráfico con el norte de Portugal es mayor, serán los más afectados.
De este modo, Interior Norte, Beiras Litoral y Alta, Beira Interior y Algarve serán de pago a partir del 15 de abril de 2011, informa EFE.
El sistema contempla dos tipos de tarifas. Una de ellas para los propios portugueses y otra para los extranjeros. En el primer de los casos, los diez primeros viajes serán gratis y el resto tendrá el 15% de descuento. No tienen tantos beneficios los ciudadanos españoles que quieran cruzar la 'raia' y desde este viernes ya pudieron comprobarlo.
Poner rumbo a Portugal desde Vigo en la jornada inaugural del peaje se convirtió para los gallegos en un camino plagado de incertidumbres y todos los paneles de la AP-9 gallega alertaban de que comenzaba el nuevo sistema. De entrada, en Valença, al otro lado del río Miño que le separa de la ciudad española de Tui, era imposible adquirir el dispositivo electrónico necesario para utilizar la autovía.
"No tendremos aparatos hasta la próxima semana", aseguran en la oficina de Correos de la villa fronteriza. El departamento postal portugués es el único organismo, junto a las estaciones de servicio y las entidades multibanco, autorizado para vender el equivalente a los VIAT u OBE españoles. El primer desembolso llega con el alquiler del dispositivo. Cuesta 27 euros y si se utiliza una única vez tan sólo descontará 4,30 euros por su utilización durante una semana (en posteriores el reingreso baja a 1,40 cada siete días), aunque para ello es obligatorio devolverlo en perfecto estado y en la misma oficina que se adquirió.
Antes de salir de la expendeduría postal habrá que realizar otro abono, éste todavía más caro. Se trata de una recarga de 50 euros para los vehículos ligeros y de 100 para los pesados. En este caso no existe ningún tipo de devolución posible y únicamente tendrá validez durante 90 días.

1 comentário:

Anónimo disse...

acho graça à etiqueta